¿Realmente vale la pena franquiciar la salud?

¿Realmente vale la pena franquiciar la salud?

Actualmente, las nuevas tecnologías nos permiten acceder a una gran cantidad de información en un breve periodo de tiempo, lo que provoca que el aspecto superficial sea fundamental. La  primera impresión que nos causa un producto o un servicio debe hacernos decidir y si no nos resulta atractivo seguiremos buscando. Numerosas franquicias dentales han sabido aprovechar este momento en dos sentidos complementarios.

Por un lado han generado la necesidad de realizarse un tratamiento dental para mejorar la imagen exterior, sin tener en cuenta que un tratamiento dental es un tratamiento para solventar un problema médico de nuestra boca, la primera parte de nuestro aparato digestivo.

Por otro lado, las enormes inversiones de estas clínicas en marketing han logrado convencer, por medio de campañas publicitarias muy atractivas (a menudo engañosas) y precios muy económicos, a multitud de pacientes para realizarse los tratamientos en sus clínicas.

Ofrecer un tratamiento dental a un precio por debajo del coste no puede sino suponer una inexistencia de garantías tanto de material como de profesionales. ¿Pondría usted combustible en una gasolinera que le ofrece el litro de gasolina a 50 céntimos? Sin embargo, esta cultura de la franquicia dental ha conseguido imponerse en nuestra sociedad a pesar de las numerosas noticias de denuncias de pacientes, cierres de clínicas y mala praxis en general, ¿por qué?, está claro, marketing.

Su filosofía es más que evidente, trabajan como una central de compras (realizan muchísimos tratamientos), sin apenas tiempo para mantener  una relación de confianza y cercanía entre paciente y doctor, y por eso consiguen precios muy asequibles. Además se contrata un determinado tratamiento dental, por ejemplo un implante, que acaba cuando finaliza con la colocación de la pieza, es decir, cuando el paciente sale por la puerta con su bonita sonrisa recuperada. Y digo que acaba aquí porque cuando el paciente acude de nuevo a la cínica trascurrido un tiempo debido a que tiene algún problema o el doctor que le atiende es otro que desconoce su situación y que no sabe qué hacer porque sabe que el problema está generado por la mala calidad de los materiales utilizados (sí, lo sabe aunque no le dejen decirlo) o, en el peor de los casos, la clínica ni siquiera existe o ha cambiado de marca.

¿Precios económicos a costa de su salud?

Hay que tener en cuenta que cuando se contrata un tratamiento dental lo que se contrata es un tratamiento a largo plazo, 10 o incluso 15 años entre el paciente, su médico y la dirección de la clínica que debe responder en todo momento tanto por la profesionalidad y la cercanía de su equipo como por la calidad y garantía de sus materiales. Todo tratamiento de implantología debe tener un seguimiento periódico cada 6 o 12 meses para comprobar su estado y tomar las acciones necesarias en caso de detectar algún problema. De esta forma, cuando contrata un tratamiento dental debe estar estableciendo un contrato entre un odontólogo y un equipo de profesionales que van a estar siempre a su disposición para ayudarle cuando tenga algún problema (que es muy posible que lo tenga en mayor o menor medida).

Su clínica dental de confianza es la que tendrá su historial clínico y sus radiografías, conocerán sus preferencias, sus miedos, sabrán cuando le viene mejor concertar una cita… en definitiva le conocerán porque habrá establecido con el doctor una relación que va más allá de la relación que pueda usted establecer, por ejemplo, con el comercial que le vendió el coche.

Por eso es necesario que entendamos que cuando acudimos al dentista lo hacemos porque tenemos un problema médico y solucionarlo va a requerir de un equipo técnico y humano excelente, empleando materiales de alta gama, de una  profesionalidad y sobre todo de una garantía a largo plazo que no puede depender de la movilidad de los dentistas, cambios o liquidaciones de marca o directamente de cierres de locales.

Si estás buscando un dentista en Valencia con todas estas garantías, Centro Odontológico 2RP es tu clínica dental de referencia. Nuestro compromiso con la calidad asistencial en odontología a todos nuestros pacientes es máximo y se sustenta en los cuatro pilares que rigen nuestro método de trabajo: Profesionalidad, materiales de máxima calidad, tecnología de vanguardia y visión integral.